Desde La plaza » VIDA » Atención chicas: Siete signos que te delatan cuando estás enamorada

Atención chicas: Siete signos que te delatan cuando estás enamorada

¿Sientes que sufres ataques de locura temporal? ¿o que hay días en los que amaneces en una montaña rusa de emociones? Eso es… ¡Estás enamorada, de la cabeza a los pies, mujer!

A veces el amor es difícil de identificar. No sólo se trata de tener sexo increíble con él, (aunque esto cuenta bastante) porque además que se llevan de maravilla en la cama, todas las demás actividades que realizan lo disfrutan en grande.

Para saber de una vez por todas qué sientes por él aquí te dejamos siete signos que pueden revelarte si estás enamorada y no te permite estar tranquila:

1. Cuando ves el último listado de los hombres más sexys del mundo y no te derrites por ninguno. Ok el pana seguro que es guapo y tiene talento, pero la realidad es ¡Qué solo tienes ojos para esa él!

2. No sólo aceptas participar en su actividad favorita (que normalmente odias), sino que además te ofreces voluntariamente. Ir a su práctica de béisbol un domingo bien tempranito suena de lo más divertido y aventurero, ¿no? ¿Nadie se ofrece?

3. Te pones a la defensiva cuando tu mejor amiga dice cualquier cosa sobre él que no sea súper positiva. “Ummm, no, no es vago, no te pases. ¡Él es brillante, responsable y siempre está haciendo cosas! Fin de la historia. Ahora vamos a pedir la comida.” Dices echando chispas.  ¿Quién es esa atrevida para cuestionarlo?

4. Entras en Facebook y te das cuenta de que hace meses que no chismeas el perfil de ninguno de tus otros pretendientes. Incluso el muro de aquel chamo que estaba tan bueno y con el que siempre ha habido miraditas. No, no lo has hecho y, además, no tienes la necesidad.

5. Encuentras siempre la manera de incluirlo en tus conversaciones además de tu cabeza, porque todo te recuerda a él, a cómo huele, a algo que dijo… “Te conté alguna vez que tuvo un perro súper lindo de 12 años y que salió corriendo… Ups, lo siento, ¿de que estábamos hablando?”

6. Te das cuenta de que estás sonriendo como una tonta todo el día (incluso en los momentos menos apropiados). Igual que en la charla de esta mañana de tu jefe hablando de presupuestos. Él diciendo que hay que recortar gastos y tú con una sonrisa de oreja a oreja. Ok, acepta que eso fue un poco raro.

7. Pensar en el mentiroso de tu ex ya no te inspira nada más que una molestia muy leve. De hecho, ya no deseas ni que le vaya mal con su nueva novia, porque finalmente lo has aceptado. ¡Bien chica, vamos progresando!

¿Es así cómo te sientes? Es definitivo, estás enamorada.

DesdeLaPlaza.com/Womens Health/MD