Desde La plaza » VIDA » Cómo adelgazar si no tienes fuerza de voluntad

Cómo adelgazar si no tienes fuerza de voluntad

A todas las personas que empiezan un régimen especial para adelgazar les cuesta mucho mantener sus comidas saludables y es que es una tarea casi imposible resistirse a los “pecados”, como comer dulces, helados, y chocolates entre horas. Si no tienes fuerza de voluntad puede ser mucho más difícil conseguir tus objetivos, así que te conviene conocer estos sencillos consejos para que te controles y no veas muy lejos la consumación de tu meta, el peso ideal.

Las tentaciones y el no ver resultados rápidos, como ocurre con las dietas extremas, son las principales razones por las que acabamos abandonando una dieta. Para mejorar en este aspecto hay que mejorar nuestra fuerza de voluntad, nuestra motivación y nuestro compromiso con la dieta. Así evitaremos la ansiedad y el estrés que suelen acompañarnos al intentar lograr este objetivo.

Consejos para mejorar la fuerza de voluntad para adelgazar

Una forma de conseguir motivarnos es marcarnos objetivos por etapas. No es necesario ponernos un límite de peso a alcanzar ni vivir pendientes de la báscula. En lugar de eso,  se puede organizar una comida especial o concedernos un capricho si respetamos la dieta durante una semana. Pensar en el premio nos ayudará a soportar mejor los sacrificios.

Otra medida que nos ayudará a controlar mejor nuestra voluntad y no sufrir de ansiedad es distribuir correctamente las comidas y calorías a lo largo del día, de esta forma no pasaremos hambre y evitaremos los ataques de voracidad que nos llevan al exceso. Comienza con un desayuno fuerte, almuerza con energía y haz una cena ligera. Entre horas podemos picar fruta, frutos secos o lácteos desnatados.

Por último, cambiar unos pocos hábitos puede ayudarnos a tener más voluntad de forma efectiva. Por ejemplo, caminar o hacer algo de ejercicio nos hará sentir satisfechos y liberar serotonina, la hormona de la felicidad. Además, es importante continuar disfrutando de la comida y aprender que comer más sano no significa que no podamos preparar recetas deliciosas y nutritivas, es cuestión de creatividad.

Desde La Plaza/Diario Femenino/COM