Desde La plaza » VIDA » Grandes errores que comete un hombre en el sexo

Grandes errores que comete un hombre en el sexo

Las sábanas estaban en el suelo, el calor de la habitación empañó los cristales y la fuerte respiración de un hombre se escuchaba al otro lado de la cama; no pasaron ni cinco minutos cuando él ya estaba al borde del éxtasis. Pasmada bajo su figura, pegajosa por su sudor y con un deseo sexual incontrolable, pero al parecer el macho alfa había terminado y no había nada qué hacer para apagar el fuego entre mis piernas.

Y es que, es de admitir, las habilidades sexuales de algunos hombres; son una bendición cuando saben aplicarlas a la perfección, pero a veces cometen errores que para ellos pueden ser muy placenteros, pero pueden dejar a su pareja deseosas y desnudas sobre la cama.

La sexualidad es un tema complicado, el placer depende de los gustos y necesidades de cada personas y se necesita de comunicación y entendimiento para llenar de placer a nuestra pareja, pero existen momentos en los que hasta los más experimentados en la cama pasan por alto algunos factores que son de gran importancia para hacernos gritar de placer.

Apresurar el sexo, hacerlo demasiado duro y no darle el tiempo debido a la mujer para llegar al orgasmo son algunos de los errores que pueden llegar a cometer cuando dejan de pensar con el cerebro y sólo hacen caso a su otra cabeza. No se espanten, esto no quiere decir que lo hacen todo mal, sólo significa que las mujeres actuamos y sentimos diferente; por lo tanto, necesitamos cosas distintas a ustedes para alcanzar el orgasmo.

Estos errores pueden hacer del sexo una de las peores experiencias para la mujer, así que para que puedas hacer gozar a tu pareja, te dejamos 19 errores que suelen cometer los hombres a la hora del sexo y están matando la pasión:

Olvidar el juego de la seducción

Hombres: las mujeres necesitamos de un juego previo para estar listas, entiéndanlo. Puede que ustedes se exciten fácilmente, pero las mujeres requieren de unos cuantos besos y caricias para poder elevar la temperatura antes de lanzarnos de lleno al sexo. Muchos hombres tienden a intentarlo todo desde el primer instante y esto resulta incómoda para la mujer.

Dar besos demasiado bruscos

Si algo debe existir en el sexo es la intensidad, pero hay una línea muy delgada entre ser pasionales y ser intensos al punto de lastimarnos. No pedimos que los besos sean delicados pero tampoco queremos que nos devoren la boca como si se tratara de su última comida. Entre los dientes, la barba y las mordidas, los besos bruscos pueden llegar a ser muy incómodos, e incluso apagar el fuego.

Acariciar las zonas erógenas de forma impaciente

Sabemos que mueren por el sexo, la simple idea de pensarlo los hace perder la cabeza y a nosotras también, pero las mujeres son y serán siempre más complicadas, y para darles placer no bastan un par de caricias. Deben tener cuidado con nuestras zonas erógenas, pues si tocan con demasiada prisa, más allá de hacernos tocar el cielo: provocarán un dolor que durará por días.

No darle importancia a las caricias

Sí disfrutan del juego previo, claro que disfrutan de que recorran su cuerpo con sus manos. Hay algo muy excitante acerca de un par de manos masculinas acariciando su piel, así que la próxima ves que estén en la cama, piensen que un poco de ternura no  caería nada mal para darle rienda suelta a las bajas pasiones.

Morder con demasiada fuerza y dejar marcas en el cuerpo

Entre los besos, las caricias y la pasión que se enciende durante el sexo, una cosa va llevando a la otra y de pronto nos encontramos mordiendo e incluso lastimando. No es que las mordidas en los labios no son sexys, son muy excitantes, pero una cosa es un mordisco travieso y otra es encajar los dientes en alguna parte del cuerpo. Cuando estén muy excitados, busquen morder una almohada antes de lastimar a su pareja.

A veces las personas se dejan llevar tanto por la emoción del sexo que no se dan cuenta de lo que estamos haciendo, y aunque un par de rasguños pueden llegar a ser un sexy recuerdo de la noche pasional, tampoco queremos llegar con chupetones y moretones de tanta actividad. Tanto hombres como mujeres deben  tener cuidado de no terminar lastimando a nuestra pareja.

Lanzarse directamente al clítoris

Aunque éste sí es uno de los puntos más sensibles, existen otros lugares alrededor con los que se pueden entretener antes de llegar al clítoris. Esto no sólo hará que deseamos con mayor intensidad que continúen tocándonos, también logrará que lleguemos a un orgasmo más intenso después de tanto esperar.

Detenerte antes de tiempo

Los hombres hacen mucho del trabajo pero hay momentos en los que estamos a punto de tocar el cielo y de pronto… se detienen. Por favor no lo hagan, no sólo darán un bajón de libido tremendo, también puede que después su chica no quiera tener más sexo. Déjenla disfrutar de esa posición que puede que no sea su favorita pero que nos hace sentir cosas inimaginables.

Penetrar con demasiada fuerza desde el inicio

Sí, llegará un punto en el sexo en le que desearemos todo más rápido y más fuerte, pero en el inicio no pasa nada si disfrutamos un poco del momento para después dejar que las cosas vayan hacia donde sea más placentero.

Ignorar a tu pareja después del sexo

No importa si es sexo ocasional o si son una pareja profundamente enamorada, para la mujer, el sexo representa muchas cosas y el ignorarnos después de éste puede hacernos sentir usadas y poco valoradas. La próxima vez que tengan sexo no olviden abrazamos un poco, tampoco queremos la plática más intensa, basta con un abrazo para hacernos saber que disfrutaron de compartir ese momento con nosotros.

No darle sexo oral

El sexo oral es quizá más placentero para nosotras y a veces pareciera que ustedes no lo desean, si es por el olor o el sabor existen muchos métodos como el chocolate y la crema chantillí para hacerlo más delicioso y entonces poder darnos una noche de verdadero placer.

Mencionar que has tenido mejores amantes

Ninguno de los dos debería hablar de sus otras parejas sexuales, no importa si han tenido el mejor sexo de la vida con alguien más, por respeto dejen de lado su hombría y pretendan que fue la mejor noche aunque no sea cierto, y si lo fue háganos saber, nos gustar ver cómo disfrutaron del sexo con nosotras.

Proponer un trío

Puede que para muchas mujeres el sexo sea algo íntimo y de valor, y compartirlo con otra mujer puede ser demasiado, incluso puede que ella se sienta poco deseada así que ten cuidado con tus fantasías y prueba el terreno antes de lanzar la idea.

Grabar el sexo sin permiso

No conocemos sus intenciones más oscuras y a veces da miedo que tenga un video en pleno acto sexual. Para muchas mujeres esto va a representar un factor de inhibición, así que no llegues y prepares tu cámara, mejor pregúntale si tendría la confianza de vivir esa experiencia contigo y permítele poner sus reglas por seguridad.

Esperar que ella haga todo el trabajo

Aunque la mayoría del tiempo son ustedes los que hacen el mayor esfuerzo, hay muchos hombres que esperan a que la mujer les de placer, el juego sexual es de dos y los deben poner un poco de su imaginación para hacer disfrutar al otro. No pretendas que ella sea la única que baile y haga cosas, a nosotras también nos gustan los juegos.

Penetrar el ano “sin querer”

Alto. Detente. Prohibido. Escuchen las señales la próxima vez que intenten entrar por la puerta trasera, el ano es una zona sumamente delicada y si lo hacen bruscamente pueden causar un dolor insoportable, así que si vas a lanzarte a la guerra sin fusil, mejor pregunten y platiquen antes con su pareja para ver cuál es la mejor opción.

Intentar recrear una película pornográfica

Ya sabemos que les encanta el porno, y qué bueno, lo disfrutan en sus momentos íntimos pero qué terror cuando creen que lo que ven en la pantalla puede llevarse a la realidad, pues en vez de hacernos disfrutar, simplemente será una terrible noche en la que nos harán darnos cuenta que ni ustedes ni nosotras somos actores para atrevernos a las más locas experiencias sexuales.

Criticar sus movimientos en la cama

Puede que sea la primera vez que se encuentran o que ya sean varios sus momentos sexuales, pero ni una ni otra les da derecho a criticar lo bien o mal que hacemos durante el sexo. Si necesitas que cambiemos de táctica o te gustaría que intentáramos algo diferente puedes decirlo sutilmente, jamás agrediendo.

Hacerla sentir como objeto sexual

No pasa nada si cambiamos de posición, decimos palabras sucias e intensificamos la pasión del sexo pero tengan cuidado, pues a veces se concentran tanto en su placer que pareciera que sólo existimos para complacerlos, déjenos tener el control algunas veces y jamás nos impongan algo que no queremos hacer si no nos sentiremos un simple objeto sexual.

Y no olviden, la clave para el sexo perfecto es la comunicación, hablen de lo que les gusta, lo que quisieran intentar y lo que jamás van a hacer, sólo así llegarán a un punto en común y uno nunca sabe, quizás encuentran a una mujer decidida a cumplir todas y cada una de sus fantasías sexuales pero, por favor hombres: no se equivoquen.

DesdeLaPlaza.com / Culturacolectiva / JT