Desde La plaza » Columnistas » La alquimia del Chef » La agricultura familiar

La agricultura familiar

En Brasil la agricultura familiar ha sido un pilar fundamental para el plan de alimentación escolar, la articulación entre los productores familiares y el estado ha sido directa, sin intermediarios, eso ha impulsado la economía familiar de dichos productores y ha hecho que los menús escolares estén más apegados a la cultura regional y al potencial productivo de cada zona, además de hacer que los insumos para el llamado Programa de Alimentación Escolar (PAE) sean mas económicos y verdaderamente garantizado.

Leer más: Sembrar el campo o la ciudad ha sido política constante de la revolución

Hago la introducción de este artículo citando la experiencia brasileña porque el PAE en el vecino país se reimpulsó al mismo tiempo que aquí, el Comandante y el entonces Presidente Lula asumieron el reto juntos, aunque reconociendo que aquí el antiguo PAE y ahora SAE ha sido una solución para las personas de menores recursos, debemos reconocer que la agricultura familiar aún es una utopía, no hemos logrado desarrollar e impulsar dicho sistema de producción de alimentos y aún es el intermediario el que provee de insumos al sistema de alimentación escolar en nuestro país, haciendo la aclaratoria que las redes Mercal y PDVAL son pilares importantes para el abastecimiento del SAE.

Los huertos escolares reimpulsados desde la Corporación Nacional de Alimentación Escolar (CNAE) buscan enseñar y motivar a nuestros hijos e hijas a producir alimentos, para que sean ejemplo en el hogar y la agricultura familiar sea una norma y ya no más una excepción.

La agricultura familiar debe ser como en nuestro vecino país, un pilar importante para la soberanía alimentaria de Venezuela, reconozco que nuestro gobierno ha hecho un esfuerzo a través del Ministerio de las Comunas sobre todo, que ha intentado promover la producción de alimentos, pero aún el camino por recorrer es largo, falta voluntad de la gente, falta compromiso de parte del pueblo, no solo un gobierno puede con la tarea, es tarea de todos.

Recuerdo que uno de los lemas de la revolución era que “Venezuela ahora es de todos” pero muchas veces quisiéramos que fuera de todos, pero que el compromiso fuese solo del gobierno.

Todos podemos echar este país adelante, pero “todos”, la agricultura familiar debe ser fomentada con más insistencia, debe ser apoyada por la gente y por los órganos gubernamentales que puedan ser consumidores directos de lo que se produzca, el intermediario que se lleva la gran tajada del trabajo del productor y del consumidor debe desaparecer, pues entre el bachaqueo y los intermediarios arruinan al pueblo, al productor y al gobierno, no hay nadie quien gane más que el que compra y luego revende o mejor dicho especula.

DesdeLaPlaza.com/Rómulo Hidalgo