Desde La plaza » VIDA » ¿Por qué duele tanto un golpe en los testículos?

¿Por qué duele tanto un golpe en los testículos?

Seguramente ya has escuchado el mito de que un golpe en los testículos es más doloroso que dar a luz. Independientemente de cual situación sea más dolorosa, es innegable que un golpe en los bajos puede resultar una experiencia muy traumática. Cualquier joven puede dar fe de ello.

Pero, ¿sabes por qué duele tanto? Cuando sucede un golpe en el saco escrotal, una señal nerviosa es enviada hacia el cerebro a una velocidad aproximada de 425 k/h, y el cerebro, a su vez, envía una respuesta a través de la columna vertebral hasta el abdomen y la ingle. En este punto, los testículos liberan un neurotransmisor –Sustancia P, asociada con los procesos inflamatorios y de dolor– que estimula un área cerebral llamada córtex somatosensorial, encargada de procesar las sensaciones físicas. En este punto tenemos al organismo en completo estado de alerta.

En la próxima etapa del proceso, sucede la liberación de endorfinas con el objetivo de relajar al pobre hombre que se acaba de llevar el golpe. Sin embargo, esas sustancias provocan una disminución de los niveles de oxígeno en el cerebro, situación que puede desencadenar los infames dolores de cabeza y mareos que algunas veces aparecen luego de un golpe de esta clase.

Además, el abdomen y el escroto comparten los mismos receptores sensoriales de dolor, motivo por el que aparece otra reacción muy frecuente: el dolor de estómago. Es por eso que la reacción ante un golpe en la zona generalmente implica doblarse sobre la barriga y adoptar una posición fetal. Otra reacción común es la desorientación, desencadenada por el flujo de fluidos en el oído interno. Y con esto tenemos el combo: fuerte dolor abdominal combinado con mareos y desorientación, pueden resultar en un desagradable vómito.

Sangre, sudor y lágrimas

El golpe en los testículos también puede resultar en el aumento del ritmo cardíaco, de la temperatura corporal y de la sudoración. Algunos minutos después, los testículos pueden llegar a inflamarse y la piel en la región puede tornarse roja y dolorida, en algunos casos, los ganglios simpáticos – presentes en el sistema nervioso y responsables por la respuesta de huida o lucha – pueden activarse, lo que resulta en ojos llorosos o llanto.

¿Y qué podemos hacer respecto a todas estas reacciones que suceden en el organismo? Lo más viable es permanecer acostado durante algunos minutos hasta que el flujo sanguíneo hacia el cerebro se normalice. Eso debe reestablecer el equilibro, disminuir la sensación de mareo y el dolor de cabeza, así como el llanto. Sin embargo, dependiendo de la intensidad del golpe – y de la ira con que te rompieron las nueces – si los síntomas persisten por más de 15 minutos, lo mejor es ir con el médico más cercano.

Y es que pese a lo traumático y doloroso del asunto, según especialistas, llevarse un golpe en los testículos no es el fin del mundo. Según los expertos, los accidentes en el área de rasca-huele masculina provocan dolores de corta duración que probablemente son menos intensos que quebrarse un hueso de la nariz, y mucho menos intensos que dar a luz o expulsar un cálculo renal.

DesdeLaPlaza.com/marcianosmx.com/AMB