Desde La plaza » VIDA » Qué comer y qué no cuando tienes gripe

Qué comer y qué no cuando tienes gripe

La gripe o resfriado, es una afección muy común en los centros urbanos, por la gran concentración poblacional, y además en los lugares susceptibles a constantes variaciones climáticas.

En caso de pescar una gripe, si bien sabemos que la misma pasará en pocos días y que bien vale el tradicional “tratamiento sintomático”, también existen ciertas precauciones que se pueden tomar para que la situación no se agrave. Lo mejor que puede hacer es evitar ciertos alimentos, especialmente los ricos en “arginina” y bajos en “lisina”.

Según el sitio web www.nutricion.pro, la lisina y la arginina son dos aminoácidos que compiten por el mismo espacio de almacenamiento en el cuerpo humano. La lisina no promueve ni complica la gripe, pero si usted toma una dieta rica en arginina, la lisina será descartada con el fin de almacenar aquella, que sí apoyará la producción y multiplicación de los virus; en consecuencia, el resfrío va a empeorar.

Por lo tanto, usted debe concentrarse en una dieta con alto contenido de lisina y baja en arginina, y evitar lo contrario. A continuación te dejamos una lista de los alimentos que son ricos en lisina, o sea los que usted debe incluir en su dieta si tiene resfriado:

– Los productos lácteos como la leche, queso, requesón, mantequilla, yogur, etc.

– Alimentos de origen animal ricos en lisina incluyen pollo, pescado, huevos y carne de res.

– Frutas como manzanas, papaya, mango, plátano, pera y auyama.

Higos, almendras nueces y aguacates también se pueden tomar para combatir el herpes labial.

– Los vegetarianos también pueden optar por los suplementos de lisina. El suplemento es seguro para comer y no tiene efectos secundarios.

Alimentos que contienen más arginina que lisina. Se recomienda bajar su consumo:

– Todos los tipos de frutos secos

– Todos los tipos de semillas

Cerveza

– El arroz integral

– Garbanzos

– Chocolate (en cualquier forma)

– Coco

El café y el té, cola

– Berenjenas

Las frutas y bayas, incluidas las uvas, pomelos y naranjas

– Gelatina

– Hongos

– Harina de avena, habas de soja, el maíz (en cualquier forma)

Las verduras como la cebolla, guisantes, calabazas, tomates, zanahorias y brócoli

– Vino tinto

– Mariscos con conchas (tales como ostras y camarones)

– Azúcar, edulcorantes artificiales

– Trigo

DesdeLaPlaza.com/NutriciónPro/AG