Desde La plaza » Columnistas » Shh! Aquí no se dice la palabra con “D”

Shh! Aquí no se dice la palabra con “D”

A través de la historia humana han habido personas, lideres religiosos, lideres políticos, que nos han dado órdenes. Muchas veces tenemos miedo porque nos dijeron que en la vida hay que tener reglas.

De pequeños nos enseñan a satanizarlas. “Si Mengano o Zutano le ofrece algo que usted no conoce, usted le dice que no”.

Crecemos. La curiosidad. Las ganas de vivir versus el conocimiento de saber que en algún momento nos vamos a morir.

La curiosidad. La preguntadera. La investigación. Wikipedia.

Un día. El momento. Lo esperado y lo inesperado.

Pienso que es verdad, sí modifican los procesos de pensamientos.

Pienso que no es verdad, no son un salvavidas a todos los problemas.

Pienso que te pueden juntar con gente buena, pero también con gente mala.

Pienso que si las pruebas no puedes dejar que te consuman.

Legales e ilegales. Naturales y sintéticas. Shh! Aquí no se dice la palabra con D.

Medicinales y recreativas. Inhaladas, ingeridas, inyectadas. Shh! Ya te dije ya que aquí no se dice la palabra con D.


¿Ya lo hiciste?

¿Tas’ bien?


Sed. Frío. Ojos rojos. Aturdimiento. Pálida. Borroso. Una lenta que no hay manera. 

Es solo cuestión de tiempo hasta que cada quien tenga su propia experiencia:

“Mano, es como un spit burda de raro”.

“Siento como una cosita en todo el cuerpo”.

Un tripeo. Semerenda. Una nota que prende bandera. 

Esto no pretende ser algo contracultura, , ni mucho menos vengo a picarle el pasticho a aquel muchacho de la rave que popularizó la frase “Todavía no me he metido nada, pero si me vas a invitar me meto todo”.

Todo descubrimiento es un auto descubrimiento.

Todo conocimiento es auto conocimiento.

Y ajá… ya estamos grandecitos para satanizar las cosas solo porque nos dijeron que tenemos que satanizarlas, ¿acaso no se han dado cuenta? Satanás ni siquiera existe.

¿Cómo dices? Claro, no te voy a caer a rollo. Hay un creciente número de científicos-médicos que advierten de los peligros permanentes, físicos y mentales, que pueden resultar de su uso continuado u ocasional, pero ellas llegaron para quedarse.

¿Significa esto que todos debemos hacerlo? Por supuesto que no, sería una locura decir eso y por supuesto que yo no estoy loca.

Instagram: @tropigalactica