Desde La plaza » VIDA » Cinco razones del por qué siempre tienes hambre

Cinco razones del por qué siempre tienes hambre

Si últimamente tienes hambre a toda hora, aun cuando terminas de ingerir tus alimentos, es recomendable que tomes en cuenta cuáles pueden ser las razones por las que tienes apetito constantemente.

El hambre es un impulso biológico, como la sed o el sexo, que tiene por objeto mantener y preservar la vida.

De acuerdo con Susana Monereo, jefa del Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario de Getafe y secretaria general de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad: “Los humanos están diseñados para pasar hambre y buscar comida. De hecho, el cuerpo se defiende mejor del hambre que de la abundancia y la sobrealimentación”.

¡Apetito, imposible de satisfacer!

Esta necesidad es, para muchos, el principal obstáculo para lograr un peso más saludable. Pero la clave para controlarlo puede estar no en pastillas milagrosas sino en algunos hábitos. Aquí te traemos algunas razones por las  que siempre tienes hambre.

  • Falta de sueño

Este  puede hacer que te sientas adormilado y torpe, también aumenta tu apetito. Así lo indica un estudio elaborado por Marie Pierre St. Onge, investigadora asociada en el Centro de Investigación de Obesidad en la Universidad Columbia. Esto se debe a que después de dormir durante sólo cuatro horas, la gente suele ingerir más calorías el día siguiente, en comparación con un día después de haber tenido una buena noche de sueño.

  •  Luz

Los ciclos de luz también influyen en las ganas de comer. La oscuridad eleva la hormona leptina para asegurar una sensación de saciedad durante la noche, lo que permite descansar. Por la mañana, aumenta la insulina, responsable de quemar los azúcares, que alcanza su pico más alto hacia la una de la tarde. Por eso, sobre esa hora, se experimenta más hambre.

  •  Consumo de medicamentos

Según datos aportados por la División de Nutrición de la Facultad de Medicina de Harvard, en los últimos 20 años el número de medicamentos entre cuyos efectos secundarios se cuenta el aumento del apetito ha ascendido de 10 a  25%. En la mayoría de casos, cuando termina el tratamiento el apetito vuelve a sus niveles normales.

  • No desayunar bien

Un estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, las personas que evitan la primera comida del día tienen hasta 21% mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo II. Además, saltarte esta comida incrementa tu apetito.

  • Emociones

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) revela que emociones como la ansiedad, depresión o soledad son problemas que hacen “comer de más” y contribuye a elevar el riesgo de sobrepeso y obesidad.

DesdeLaPlaza.com/ Salud 180/COM