Desde La plaza » VIDA » El sedentarismo también mata

El sedentarismo también mata

Si quieres comenzar a llevar un estilo de vida más saludable, y menos sedentario, aquí te mostramos por dónde empezar para lograrlo de una manera efectiva modificando los hábitos. 

Se ha demostrado que la inactividad física mata más que la obesidad, el tabaco, la diabetes o el colesterol. Es por ello que algunos médicos de todo el mundo están pidiendo que la inactividad física (o falta de condición física) se considere como una enfermedad.

Primeros pasos en el mundo activo

Lo primero es tener en cuenta las razones por las que quieres abandonar el sedentarismo, de esta forma podrás tener el incentivo que necesitas para modificar tus hábitos. Fundamental mantener en mente una intensa motivación.

Antes de iniciar un entrenamiento, deporte o ejercicio físico estructurado es prepararnos para ello, lo cual implica saber en dónde nos situamos antes de comenzar. Las personas sedentarias tienen el doble de probabilidades de padecer un infarto del miocardio, osteoporosis o cáncer y 50% más riesgo de tener hipertensión, diabetes tipo 2, depresión o ansiedad en comparación con personas activas

Para conocer nuestro punto de partida y poder avanzar por buen camino, es aconsejable realizar un chequeo médico general donde podamos visualizar potenciales lesiones articulares o posturales que son necesarias cuidar, así como también, podremos saber cuál es la actividad más apropiada en función del estado físico previo y la situación de salud de la cual partimos.

Por supuesto, simultáneamente a la realización del chequeo médico puedes comenzar a abandonar el sillón y a iniciarte poco a poco en una vida menos sedentaria. Por cada hora que pasas sentado viendo la televisión se reduce tu esperanza de vida unos 22 minutos (Veerman et al., 2011).

Puedes volverte más activo en el día a día, por ejemplo, poniendo en práctica alguna actividad estructurada de entrenamiento. Como por ejemplo:

  • Vuelve a tu infancia y apúntate a cualquier juego, así como también, participa de las actividades de los niños de la casa.
  • Ponte de pie siempre que sea posible, por ejemplo, para hablar por teléfono o para peinarte, maquillarte u otro tipo de actividades.
  • Realiza la compra y carga los productos hasta casa sin ayuda de ningún vehículo.
  • Abandona el ascensor y conviértete en amigo de las escaleras, con las cuales no sólo quemarás calorías sino también, trabajarás músculos del tren inferior.
  • Suelta el control remoto y levántate cada vez que necesites cambiar algo en la pantalla
  • Trasládate caminando o en bicicleta, aunque sea, comienza con distancias cortas.
  • Colabora en las tareas del hogar, pues aunque no lo parezca, nos permitan movernos y trabajar muchos músculos del cuerpo.
  • Toma un paseo en familia siempre que puedas y saca a pasear el perro tantas veces como sea posible. Verás cuánto más puedes andar a diario.
  • Disfruta de un descanso activo el fin de semana y organiza paseos por la montaña, recorridas a un parque andando o senderismos en familia.
  • Vuélvete más colaborador en el trabajo y se tú el que se levanta de la silla para alcanzar o buscar algo.

Camina más, ponte una alarma para no estar más de una hora seguida sentado, reduce las horas de televisión, colabora con las tareas del hogar, juega con tu mascota y con los niños y si es posible, abandona el ascensor antes de tiempo para comenzar a emplear las escaleras.

Todas estas acciones serán los primeros pasos que des en un mundo activo y ayudarán a acondicionar tu cuerpo para un futuro entrenamiento.

Recuerda, todo lo que puedas hacer para moverte a diario será de ayuda para empezar de cero a abandonar el sedentarismo mientras realizas un chequeo médico antes de comenzar a ejercitarte de forma planificada.

Además de ello, puedes ir pensando en las actividades que te gustaría realizar, ya sea caminar, ir al gimnasio, jugar al tenis, practicar natación o demás.

Pero algo fundamental para dar los primeros pasos en el mundo activo y salir del sedentarismo sin morir en el intento es tener paciencia, no podremos pasar de sedentarios a deportistas en un par de semanas, sino que todo necesita tiempo, pues la persistencia y la paciencia son la clave del éxito en este mundo.

DesdeLaPlaza.com/Vi/MD