Desde La plaza » VIDA » Sabías qué: El uso prolongado del celular envejece

Sabías qué: El uso prolongado del celular envejece

Si los dolores musculares y articulares por pasar varias horas al día frente a la pantalla del teléfono móvil no eran motivo suficiente para alejarse del dispositivo, quizá conocer que un reciente estudio reveló que el uso prolongado del celular envejece sí lo haga.

Según parece, al estrés que ocasiona ver el horario de la última conexión de esa persona que no volvió a hablarnos, los tildes azules que garantizan que nos leyeron o ver un “en línea” sin recibir una palabra del otro lado… Nos termina ocasionando más ojeras, arrugas en el entrecejo y en el contorno de ojos, papada en el cuello y una aceleración del proceso de envejecimiento de la piel.

Según un estudio realizado por la agencia de marketing Oracle Eloquamiramos la pantalla del teléfono alrededor de 150 veces por día, donde el 29% de las personas que tienen un smartphone le dedican la primera mirada de la mañana, casi una devoción romántica.

  • Provoca granitos: Aseguran que las pantallas táctiles tienen 18 veces más bacterias perjudiciales que la tapa del inodoro y eso es lo que nos llevamos a la cara un montón de veces por día. Además, cuando hablamos demasiado el teléfono calienta la piel y el resultado puede ser desastroso porque pueden aparecer granitos, dermatitis y hasta manchas.
  • Causa envejecimiento prematuro: Una vez más las ondas electromagnéticas de las redes wifi y las del celular provocan un aumento del estrés oxidativo que termina impactando sobre la piel, volviéndola más opaca y menos tersa.
  • Forma una doble papada: Se llama “cara de smartphone” y se caracteriza por falta de elasticidad de la piel y en los músculos de la cara debido a que cuello está siempre doblado hacia abajo. La consecuencia inmediata es la aparición de un doble mentón.
  • Crea mala posturas: Los problemas de espalda propios de trabajar frente a la pantalla, ahora se les suman tensiones en las manos y en los brazos debido al uso continuado de los teclados táctiles. ¡Y ni hablar de las tendinitis y molestias en dedos pulgares y muñecas!

Como si todo esto fuera poco, el cansancio visual es otro de los mayores inconvenientes de estar varias horas seguidas frente a una pantalla, además de la falta de lubricación en los ojos. Esto es porque disminuye la frecuencia del parpadeo entre un 30% y un 40%, y eso hace que al finalizar la jornada los ojos estén rojos y cansados.

DesdeLaPlaza.com/Infobae/SE